‘Sanderistas’ con Hillary

A Hillary Clinton le costó más de lo esperado conseguir la nominación presidencial del Partido Demócrata: Bernie Sanders y sus entusiastas seguidores le dieron guerra hasta el último minuto. Al final, Clinton consiguió un 55% de los votos en las primarias, por un 43% de Sanders, aproximadamente. Los alistados en la revolución sanderista —que pudo ser y no será, al menos por ahora— se enfrentaron con la derrota de su candidato a una difícil disyuntiva: tras una competida batalla, en la que el partido se dividió casi por la mitad, tenían que decidir si apoyaban o no a Hillary Clinton, a la que tanto habían criticado por no ser suficientemente progresista. La decisión es especialmente trascendente si se tiene en cuenta que Clinton es la única opción realista de evitar que Donald Trump, y todas las cosas horribles que él representa, lleguen a la Casa Blanca.


El resto del artículo puede leerse en ‘CTXT’.

Anuncios