La violencia, el sectarismo y ‘eldiario.es’

Soy lector habitual de ‘eldiario.es’, donde he publicado un par de artículos. Me gusta su concepción del periodismo como un oficio que se ha de ejercer de manera independiente, sin reservas ni ataduras de ningún tipo para averiguar y explicar los hechos y que ha de cuestionar sin miedo a los poderosos siempre que sea necesario. Me alegro de que exista un periódico así, con enfoque social, que da prioridad a los derechos humanos y es financiado no por oscuros intereses, sino por sus empleados y socios de manera transparente. El ejemplar seguimiento de la tragedia de Ceuta, poniendo en duda la versión oficial e informando de lo que las autoridades pretendían ocultar, es la más reciente de una larga lista de noticias de ‘eldiario.es’ que ponen de relieve estos valores.

Sin embargo, creo que ‘eldiario.es’ adolece de una cierta estrechez en su sección de opinión: el abanico de perspectivas de sus columnistas es habitualmente demasiado limitado, repetitivo, monocolor. Esta situación se ve acentuada por la influencia que ejerce un sector extremista de los socios y lectores del periódico, que es muy activo en los comentarios al pie de los artículos y generalmente bastante sectario. Por ejemplo, en marzo de 2o13, a raíz de la muerte de Hugo Chávez, tres colaboradores de ‘eldiario.es’ experimentaron la ira de este sector por expresar sus críticas a la Venezuela bolivariana. Sebastián LavezzoloToni Roldán Monés y Manuel Saco fueron objeto de duros ataques y algunas lamentables descalificaciones personales. Manuel Saco incluso decidió en consecuencia dejar de publicar en ‘eldiario.es’, despidiéndose de los lectores con un elegante y demoledor mensaje en el que, con dignidad y una fina ironía, criticaba a aquellos que solo buscan en el periódico “el bálsamo de la prensa amiga (…) como un lugar refugio donde confirmar a diario sus ideas”.

Más allá de la estrechez ideológica de las columnas de opinión de ‘eldiario.es’, en las últimas semanas he percibido algo aún más preocupante: repetidas insinuaciones, cuando no directas justificaciones, de que la violencia podría ser conveniente hoy en día en España. Con motivo de los sucesos de Gamonal en enero, Javier Gallego escribió que la violencia es una “herramienta legítima de reivindicación cuando los políticos han abortado todas las formas de protesta pacíficas” y que, aunque no es “la vía deseable”, la violencia “es una vía más que se abre y va ganando aceptación”. En una línea similar se expresaron entonces Antonio Orejudo y Rafael Reig. Antes de ayer, en un artículo en el que compara de manera injustificable la situación de Ucrania con la de España, Antonio Orejudo juguetea de manera frívola e irresponsable con la posibilidad de que en España hagan falta “82 muertos” —los que desgraciadamente ha habido en Ucrania— como “precio” para regenerar el sistema.

Me parece una lamentable y peligrosa insensatez que los citados columnistas escriban, y ‘eldiario.es’ publique, este tipo de temerarios disparates. Uno creería que en un país donde aún vive gente que sufrió en carne propia la Guerra Civil, los opinadores con potentes altavoces mediáticos se comportarían de manera más responsable.

Snowden, España y ‘El País’

Hoy ‘El País’ por fin se ha subido de lleno al carro de Snowden titulando a toda página que “La NSA también espió en España”. Qué notición. Menudo alivio no ser menos que nuestros vecinos, oigan. Ya empezaba uno a sospechar que éramos invisibles.

Aunque a decir verdad, ‘El País’ ha colado a España en la fiesta que empezaron ‘The Guardian’ y ‘The Washington Post’ a última hora y de rondón. Glenn Greenwald y Laura Poitras, los autores de las primeras revelaciones y principales depositarios de las filtraciones de Snowden, llevan semanas causando revuelos específicos en Alemania, Brasil o Francia con sus exclusivas documentadas en ‘Der Spiegel’, ‘O Globo’ o ‘Le Monde’.

Hasta ahora ningún medio español ha conseguido semejante triunfo periodístico. Así que ‘El País’, en ausencia de documentos probatorios y a falta de la colaboración de Greenwald o Poitras, se conforma con citar a “fuentes conocedoras de la documentación filtrada por Edward Snowden”, que afirman: “Las agencias de espionaje estadounidenses han empleado la misma práctica en muchos países. Y España no ha sido ninguna excepción”.

Ese es todo el sustento para una información a cinco columnas. No somos “ninguna excepción” y por tanto lo que se ha venido contando con detalles y documentos en otros países también vale para nosotros. Se nos mete en el mismo saco y el trabajo de investigación ajeno en otros casos queda convalidado. Por ahora, sin pruebas documentales y sin especificar a quién, cuándo, cómo o con qué objetivo se espió.

Aunque lo mejor es la reacción de un “alto cargo” del gobierno español ante las sospechas de espionaje masivo de EE. UU. en España: “Si hubiera sido así, eso se habría producido en la etapa de [José Luis Rodríguez] Zapatero”. ¿Queda claro de quién es la culpa? Una pista: no es del chachachá.

[Actualización, 28/10/13] Hoy ‘El Mundo’, en la portada de su edición impresa, anuncia que “ha alcanzado un acuerdo con Glenn Greenwald para divulgar en exclusiva los ‘documentos de Snowden’ que afectan a España” y desvela el primero de ellos, con firma del periodista estadounidense (y de Germán Aranda) además de la evidencia documental. Hablando de evidencias, el que queda en evidencia es ‘El País’, que en su versión digital publica un artículo sin firma de periodista alguno en el cual, como tuitea Eduardo Suárez, se hace un “refrito” de la exclusiva de ‘El Mundo’, nombrando al diario competidor solo de puntillas. Dos interrogantes para terminar. Primero, una duda razonable: la noticia de ‘El País’ hace tres días objeto de esta entrada, ¿se explica como un intento de adelantarse a ‘El Mundo’ aunque fuera sin detalles ni pruebas documentales del espionaje en España? Segundo, una especulación: sorprende que ‘El País’, socio estratégico de ‘The Guardian’ y ‘Le Monde’, con los que comparte línea editorial, haya perdido la exclusiva española de Snowden y Greenwald ante ‘El Mundo’, como perdió a Enric González. ¿Habría ocurrido lo mismo antes del episodio del ERE que tanto daño hizo a ‘El País’ o se trata de otro indicio más del declive del “periódico global en español”?

[Actualización, 29/10/13] Hoy Keith Alexander, el director de la NSA, ha declarado ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes. Ha dicho que las afirmaciones de ‘El Mundo’ y otros periódicos de Francia e Italia de que la NSA recolectó decenas de millones de llamadas de teléfono en estos países son “completamente falsas”. Alexander ha añadido que los periodistas y Snowden “no entendieron lo que estaban mirando”. Y ha concluido: “Para ser completamente claro, esta no es información que recolectáramos sobre ciudadanos europeos”. El ‘Wall Street Journal’ publica que Francia y España colaboraron con el espionaje de la NSA. Con respecto a las afirmaciones de Alexander, Glenn Greenwald sugiere que el asunto no va a quedar así. Esto va para largo.

[Actualización, 31/10/13] Ayer, Glenn Greenwald respondió (original en inglés, traducción al español en ‘El Mundo’) a la NSA. No niega que pueda haber errores en sus informaciones, pero reclama a la NSA pruebas que lo demuestren. También ayer, ‘El Mundo’ publicó otra noticia firmada por Greenwald (y Germán Aranda) en la que, en la línea de ‘ The Wall Street Journal’ un día antes, y bajo el titular “El CNI facilitó el espionaje masivo de EEUU a España”, se afirma que “el Centro Nacional de Inteligencia español (…) habría permitido y/o ayudado a la primera potencia mundial a intervenir esas 60 millones de llamadas telefónicas los pasados diciembre y enero”. Por último, hoy la ‘Cadena Ser’ publica que “fuentes del gobierno” “confirman” a este medio que “España, como dijo Estados Unidos, cedió metadatos de millones de llamadas a la NSA, pero que estos provenían del exterior, no [de] dentro de España”.  Añade la ‘Cadena Ser’:

Esto supone que la inteligencia española no desmentirá lo dicho por la NSA y al situar la obtención de datos en el exterior eliminará de la escena al delito de espionaje, ya que la ley española impide recoger metadatos de manera masiva en territorio español pero esto no es aplicable al exterior.

Es la solución que contenta a todas las partes en un momento en el que el Gobierno quiere rebajar la tensión con Estados Unidos en el caso Snowden, algo que se escenificaba ayer en la sesión de control donde hasta el principal grupo de la oposición evitaba hacer sangre.

Sin embargo, la tesis del CNI deja todavía por despejar el presunto espionaje a presuntos líderes políticos españoles…

Queda por ver si “la solución que contenta a todas las partes” también se corresponde con la verdad.