‘Sanderistas’ con Hillary

A Hillary Clinton le costó más de lo esperado conseguir la nominación presidencial del Partido Demócrata: Bernie Sanders y sus entusiastas seguidores le dieron guerra hasta el último minuto. Al final, Clinton consiguió un 55% de los votos en las primarias, por un 43% de Sanders, aproximadamente. Los alistados en la revolución sanderista —que pudo ser y no será, al menos por ahora— se enfrentaron con la derrota de su candidato a una difícil disyuntiva: tras una competida batalla, en la que el partido se dividió casi por la mitad, tenían que decidir si apoyaban o no a Hillary Clinton, a la que tanto habían criticado por no ser suficientemente progresista. La decisión es especialmente trascendente si se tiene en cuenta que Clinton es la única opción realista de evitar que Donald Trump, y todas las cosas horribles que él representa, lleguen a la Casa Blanca.


El resto del artículo puede leerse en ‘CTXT’.

Michael Moore propone “invadir” Europa y conquistar su modelo social

Si Michael Moore no existiera, habría que inventarlo. El orondo cineasta, oriundo de Flint (Michigan), se desenvuelve como nadie en el papel de sarcástico ‘follonero’ de la izquierda estadounidense y voz impertinente de la conciencia crítica del país. La película que le valió un Oscar y le lanzó a la fama mundial, Bowling for Columbine (2002), en la que fustigaba la cultura de las armas en Estados Unidos, marcó un estilo audiovisual y un tono mordaz en los que ha incidido en su filmografía posterior. En 2004 ganó la Palma de Oro en Cannes con Fahrenheit 9/11 (2004), el documental más taquillero de la historia. Sin embargo, esta crítica descarnada de George W. Bush y su “guerra contra el terror” fracasó en su declarado objetivo de que Bush perdiera las elecciones ese año.

En este 2016, también electoral, Moore llega a los cines con Where to Invade Next, preguntándose qué parte del mundo debería EE. UU. invadir, a lo que responde: “Invadamos” Europa para quedarnos con su modelo social. El autor quiere hacer ver que el Estado del bienestar europeo mejora la vida de los ciudadanos y es perfectamente exportable al otro lado del Atlántico. Un mensaje especialmente relevante en plena temporada de primarias, en la que el modelo socioeconómico estadounidense está siendo sometido a debate, en particular por el candidato demócrata Bernie Sanders. De hecho, Sanders —al que Moore ha apoyado públicamente— propone que EE. UU. adopte políticas clásicas del Estado del bienestar, como la educación y sanidad públicas y universales.


El resto del artículo puede leerse en ‘CTXT’.